Portada cuchillo de remateEl artículo de esta semana se lo dedicaremos al cuchillo de remate. Este cuchillo es sin lugar a duda la pieza que, pese a haber cambiado de diseño y materiales, forma parte de la historia de caza desde sus inicios. Su presencia debería ser obligatoria en el cinto de cualquier cazador de mayor que se precie; pero aún son muchos los que desconocen este utensilio o no se imaginan haciendo uso de él. Esperamos mediante estas palabras cambiar esa situación, y que un cazador lo sea en mayúsculas, pudiendo llevar su lance hasta el final como tiene que ser.


Quizás también te interesen otros artículos relacionados con este tema:

–  5 cosas que no pueden faltar en nuestro macuto

– 5 regalos para un cazador que tiene de todo.


Partes del cuchillo de remate

Partes Cuchillo de remate Muela

Partes Cuchillo de remate de doble filo de “Muela”

Como podemos ver en la imagen superior, el cuchillo de remate se divide principalmente en tres partes: hoja, guarda y mango.

Si lo analizamos de una manera más detallada empezando por la hoja, podemos destacar la punta (1),  los filos (2), las acanaladuras (3) y el nervio (4). La hoja, en el caso de ser de un solo filo también contará con el lomo, que sería la parte roma opuesta al filo.

En cuanto a los motivos de porque la hoja presenta las acanaladuras (3) son dos: reducir el peso de la hoja y ofrecer una mayor resistencia gracias a los ángulos que forman las mismas.

La función de la guarda (5) o gavilán es evitar que el mango se nos resbale la mano a la hora de clavar el cuchillo, ya sea por humedad, sudor y por toparnos con hueso. En los cuchillos de remate esta suele ser completa, a diferencia que en los de monte, que por lo general es media.

El mango es la parte que recubre el nervio (4) de la hoja y se divide principalmente en cacha (6) y talón o base (7).  Esta parte del cuchillo de remate será la responsable de aportarnos seguridad y control a la hora de sujetarlo.

Existen otros elementos pueden componer un cuchillo de remate, siendo la mayoría ornamentales, como grabados, remaches o embellecedores.

¿Cómo y cuándo entrar a rematar con el cuchillo?

Antes de nada queremos dejar claro que para entrar a rematar a cuchillo no basta con tener valor, atributo sin duda indispensable, también es necesario saber, ya que es una situación especialmente delicada y peligrosa.

Hay dos situaciones en las que nos encontraremos con la oportunidad de utilizar el cuchillo de remate: poner fin a una pieza herida por arma de fuego o hacer frente a una res presa de los perros.

Sólo le entraremos al animal cuando estemos totalmente seguros del remate. Esto significa que no dejaremos nada a la improvisación. Antes de aproximarnos tenemos que ver que nuestra presa está bien sujeta por los perros y que no cargamos aire.

Puede parecer que en mitad de la trifulca el animal no estará para ver por dónde viene el aire, más que nada porque puede tener varios perros enganchados al morro. Pero te aseguramos que hasta que no cojas el aire como debe ser no te dejará acercarte.

Una vez tengamos claro cómo será la estocada, siempre velando por la seguridad de los perros y por supuesto al nuestra, la guiaremos hacia el codillo del animal. Para guiarnos proyectaremos nuestro dedo pulgar hacia la punta del cuchillo y lo utilizaremos como punto de mira.

Nuestro movimiento tiene que ser certero. No hay lugar para la duda o el intento fallido. El principal motivo del remate es acabar con el sufrimiento de la res de la forma más limpia y rápida.

Si os gustaría saber o queréis recordar la sensación de peligro y la adrenalina que se siente al rematar un cochino a cuchillo echarle un vistazo a uno de nuestros últimos lances, donde damos fin a un verraco presa de los perros sólo con la ayuda de nuestra arma blanca.

Cochino cazado a cuchillo en "El Santo"

Cochino cazado a cuchillo en “El Santo”

¿Podemos llevar el cuchillo en público?

La ley contempla el uso de cuchillo de monte para remate de pieza de caza, ya que está incluida en el permiso de armas. Aunque esto no implica que debamos alardear de él portándolo en lugares públicos y en situaciones ajenas a la caza.

Como siempre el sentido común debe premiar ante todo lo demás, por lo que aunque esté contemplado debemos hacer un uso responsable de este noble cuchillo.

Un saludo,

 

, ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Share This